¿Cómo evitar los nervios en una entrevista de trabajo?

¿Cómo evitar los nervios en una entrevista de trabajo?

¿Cuántos hemos pasado nervios en una entrevista de trabajo? Es muy común en la mayoría de personas, por eso es bueno tener en cuenta una serie de pautas que te ayudarán a reducirlos

No existen buenos o malos candidatos, pero es cierto que una situación alta de nerviosismo puede jugar una mala pasada a cualquiera de nosotros. Hasta los candidatos mejor preparados, pasan nervios en una entrevista de trabajo, sea del tipo que sea.

De hecho, existen muchos tipos de entrevistas, como por ejemplo la grupal, en la que tal vez no estemos tan nerviosos debido a que te encuentras con más personas en tu misma situación, pero dependiendo del tipo de perfil puede pasar justo lo contrario.

En este sentido, es bueno que antes de empezar a prepararte, tengas en cuenta el tipo de entrevista que van a hacerte y trabajes en función de ello.

Una vez que sabemos cómo será la entrevista, uno de los primeros consejos para evitar esos nervios, es que te prepares para que nada te pille por sorpresa y evites el temido pensamiento de que algo puede salir mal, o que pueden preguntarte algo que no sepas responder sobre la propia empresa.

Dicho esto, podemos profundizar en otra serie de pautas que te ayudarán a reducir los nervios en una entrevista de trabajo:

  1. Ser consciente de que los nervios son normales en la entrevista de trabajo, ya sean antes y durante. Los nervios pueden aflorar en cualquier persona, hasta la más cualificada o los candidatos que parecen perfectos para ese puesto de trabajo.
  2. No pensar que estas en una entrevista de trabajo, más bien tomártelo como una reunión de trabajo. Por ejemplo imaginar que tienes que defender un proyecto frente a tus compañeros de trabajo.
  3. Ir muy preparado a la entrevista, como hemos comentado antes, es importante que acudas a la entrevista conociendo datos sobre la empresa que quieres trabajar. Investiga sobre ella, cuál es su cultura, su forma de trabajo, como está estructurada, etc. Prepararte la entrevista crea una confianza y seguridad en uno mismo y esto hace que no estés tan nervioso.
  4. Ensayar con algún amigo/a la entrevista, en la que te haga preguntas que puedan surgir en la entrevista real.
  5. Ir bien descansado, es más importante de lo que podemos pensar. Te permite tener un mayor rendimiento en la entrevista.
  6. Admitir que estás nervioso es bueno, ya que te puede hacer sentir que lo estás menos por el hecho de haberlo dicho en voz alta en la entrevista.

No solo debemos evitar los nervios previos a la entrevista, si no que también tenemos que ser capaces de controlarlos durante ella.

Una vez que te encuentres en la entrevista deberás tener en cuenta tu postura corporal porque dice mucho de ti. Por lo tanto, es importante que estés bien sentado y actuando de una manera adecuada.

Por último, es importante también que te tomes tu tiempo para contestar las preguntas que te resulten más difíciles, sin demorarte demasiado.