¿A qué hay que darle importancia en la búsqueda de empleo?

El modo de buscar empleo, así como los tipos de trabajo, han ido cambiando de generación en generación. Actualmente, vivimos un momento en el que la búsqueda de empleo es un empleo en sí y donde las oportunidades laborales no son similares a las que muchos estaban acostumbrados.

Este cambio generacional en el tipo y en la concepción del trabajo afecta no únicamente a los que van a comenzar su vida laboral, sino (y quizá en mayor medida) a las personas que buscan empleo tras una trayectoria laboral consolidada y que deben adaptarse al cambio de las condiciones que impone el mercado laboral.

Dicho esto, y con la mirada puesta hacia un empleo, cabe preguntarse a qué hay que darle importancia en la búqueda, es decir, qué factores o elementos van a resultar más beneficiosos para lograr un puesto laboral. A continuación se exponen tres elementos a los que hay que darle importancia en general y dos a los que hay que darle importancia en particular, que resultan claves en la consecución de empleo.

Elemento al que hay que darle importancia en general 1: El curriculum

El curriculum es un elemento que no necesita presentación. Resulta evidente que una formación aceptable abrirá un camino más amplio que la carencia formativa. Ni que decir tiene tampoco que la consecución de un puesto concreto va a requerir una formación concreta.

Pero este elemento tan conocido y sobreentendido ha ido sufriendo cambios a lo largo de los años. No es infrecuente escuchar a personas mayores ya jubiladas que no comprenden como sus nietos, con una preparación específica (y seguramente en varios sectores) no encuentran trabajo (“en mi época el que no trabajaba era porque no quería y un trabajo era para toda la vida”).

Indudablemente, a pesar de los prometedor que pueda parecer disponer de un empleo con garantía de por vida, las condiciones laborales han mejorado desde entonces hasta ahora, circunstancia que no ha sido fruto de la generación espontánea, sino más bien de una lidia de generaciones de trabajadores por un avance circunstancial del derecho laboral, el cual, incluso ahora sigue, fluctuando, en detrimento o beneficio del empleado, dependiendo de la ley que lo ampare.

Con respecto a ello, gran parte de la población que en este momento va a comenzar su aventura en el mundo laboral se sorprende cuando se referencia que, 18 años atrás, edad de oro del trabajo, no era infrecuente rechazar una oferta de empleo por no estar conforme con el horario laboral, el salario u otros cumplimientos ahora apenas trascendentes.

Las nuevas generaciones disponen de una preparación mucho más específica que la que había años atrás, por lo que la búsqueda la pueden plantear de otra manera. Cada vez existen más ofertas formativas que provocan este fenómeno, además de la formación continua laboral, que supone dotar a los trabajadores de nuevos y/o renovados conocimientos profesionales. De este modo, nos encontramos con personas cuyo curriculum engrosa la gran carpeta de la búsqueda de empleo.

Si estás en búsqueda de empleo puedes entrar en nuestro portal y conocer las últimas ofertas de empleo genéricas y especializadas en IT.

Esta entrada está escrita por la psicóloga Paola Borrego a través de su entrada de blog.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *