¿A qué hay que darle importancia en la búsqueda de empleo? Parte 3

buscar-empleo-ii

En los artículos anteriores (parte 1 y parte 2) se comentaban tres elementos en general a los que hay que dar importancia en la búsqueda de empleo: el curriculum, la experiencia laboral y las Nuevas Tecnologías.

Estos tres elementos resultan básicos y, en la mayoría de los casos, se sobreentiende su rol en el logro de un puesto laboral. No obstante, a pesar de que estos factores sean tenidos en cuenta y se acaten consiguientemente, son muchas las ocasiones en las que la consecución de empleo no es efectiva. En estos casos habrá que prestarle atención a otros elementos importantes en particular.

Elemento al que hay que darle importancia en particular 1: La inteligencia emocional

La inteligencia emocional en la selección laboral (se hablará de ello en una nueva entrada) juega un papel bastante importante en las situaciones en las que varios candidatos con similares expedientes se enfrentan para un mismo puesto de trabajo. Muchas de las ofertas de empleo se destinan a un único sector especializado, por lo que es bastante común que el curriculum de los candidatos sea muy similar. Desde una perspectiva objetiva todos los aspirantes al puesto podrán desarrollar su labor con igual efectividad, entonces, ¿a quién elegir? Evidentemente, a aquel aspirante que de una mejor impresión al entrevistador. Esta impresión a la que nos referimos no es solo acudir a la entrevista con buena presencia (lo cual es fundamental) sino hacer ver al empleador que se es el más apto para cubrir el puesto en concreto.

Esto se logra a través de la inteligencia emocional, mostrando una actitud positiva ante el entrevistador y manifestando seguridad. También es importante que antes de acudir a la entrevista de trabajo nos documentemos sobre la empresa en sí, cómo trabaja, qué proyectos ejecuta y cómo es la plantilla. Toda la información que se obtenga de la empresa va a resultar de ayuda para utilizar a nuestro favor la inteligencia emocional, ya que nos permitirá conocer mejor cual es el perfil comunicativo que más puede agradar a la empresa.

No obstante, cabe señalar que la inteligencia emocional, a pesar que incluye la actitud positiva y la seguridad, no consiste en realizar un despliegue de las cualidades propias en un alarde demostrativo de que se es el mejor. Es decir, es conveniente ser positivo y mostrar seguridad, pero no exceder en prepotencia o, lo que es lo mismo, en lenguaje coloquial: no hacerse el chulo.

Esta entrada está escrita por la psicóloga Paola Borrego a través de su entrada de blog. Para leer la entrada completa entra aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *