El prometedor futuro de blockchain

Tiempo de lectura: 2 minutos

En 2009 nació Bitcoin, una criptomoneda (moneda digital) cuyo valor cambia según la oferta y la demanda del momento. Sin embargo, no es la moneda en sí lo que la ha hecho importante sino lo que lleva consigo: el blockchain.

El blockchain (literalmente, cadena de bloques) es una base de datos distribuida que permite, explicado de forma muy resumida, pasar información de una persona a otra de forma segura. Dentro de esa base de datos se almacena toda la información de las transacciones realizadas. La clave que tiene esta tecnología es que este contenido tiene un sellado fiable, ¿qué significa ‘fiable’? Básicamente quiere decir que nadie, ni siquiera el dueño del documento, es capaz de hacer cambio alguno una vez guardado, debido a que la integridad no puede ser comprometida.

El blockchain funciona como una red de nodos en el que cada uno tiene capacidad de almacenamiento y computación, lo que hace que toda la información está descentralizada (y por ende distribuida). Toda transacción se puede reconocer en cada nodo, por lo que se puede conocer su origen (todas van firmadas). Es una de los aspectos que permite mantener el alto nivel de seguridad, ya que para hacer alguna modificación es necesario el consentimiento de la mayoría de los nodos, algo que la hace difícilmente manipulable.

Si lo comparamos con lo que conocemos hoy en día es una idea novedosa, ya que las principales aplicaciones que usamos están centralizadas. Por ejemplo, cuando subes una foto a una red social como Instagram o Facebook, ésta viaja a los servidores de estas empresas para que luego lo distribuyan desde ahí. Y hasta ahora no hemos sido muy conscientes, pero puede ser una desventaja a largo plazo. En los últimos años hemos sido testigos de la caída de servicios a nivel mundial de aplicaciones como Whatsapp e Instagram, entre otros. Con el blockchain esa situación no se daría, ya que aunque caiga la mayor parte de la red, ésta continuaría activa.

Pero, ¿por qué está de moda esta tecnología ahora? Las mejoras que van a provocar la descentralización van a traer muchas oportunidades, ya que la información dejará de estar en manos de unos pocos para pasar a estar disponible en más puntos.

Antonio García-Lozano, consulting leader de Grant Thornton, aseguró en una entrevista que la tecnología no hará desaparecer a los bancos sino que «les permitirá explorar nuevos nichos y áreas de mercado».

El blockchain registra cualquier tipo de transacción financiera, no sólo dinerarias. Se pueden mandar como bonos, acciones, transferencias de propiedades o cualquier tipo de documento. Se han ido desarrollando en los últimos meses intercambios de historiales clínicos, crowfounding, derechos de autor, etc. La neutralidad garantizada hace que el documento que se mande sea válido.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *