Potencia la creatividad de tus empleados con una estrategia Design Thinking

Ante la avalancha de las nuevas generaciones y la robotización es necesario cambiar los procesos productivos de las empresas. Dar nuevos métodos de trabajo a los empleados para conseguir que se sientan más a gusto, ya que la principal ventaja competitiva de las organizaciones será la capacidad de trabajar en equipo con el objetivo de crear y mejorar constantemente el negocio.

Una de las nuevas tendencias a poner en marcha en el ámbito de los recursos humanos es el Design Thinking, un método de resolución creativa de problemas cuyo procedimiento radica en comprender las necesidades de los diferentes perfiles involucrados para generar soluciones que les aporten valor.

En el ámbito de los RRHH es útil en el día a día, no solo como columna vertebral de cualquier proceso de la organización, sino también a la hora de diseñar nuevas soluciones y nuevos procedimientos más atractivos y eficaces. Es, básicamente, ponerse en la piel de los empleados, consultar sus necesidades y darles respuestas optando por soluciones creativas y desarrolladas con su ayuda.

El Design Thinking empatiza y encuentra los mejores modos de hacer las cosas. Se puede usar a la hora de encontrar nuevos productos y servicios, pero también y, sobre todo, para satisacer las necesidades humanas. Esto provoca un gran número de soluciones lo que beneficia, indudablemente, a las empresas que incorporan enfoques más humanos a la hora de resolver los problemas.

En definitiva, desde HRCS como consultora de recursos humanos consideramos que el Design Thinking ofrece multitud de beneficios, entre los que destacamos la generación de un entorno de trabajo que mejora la productividad y la satisfacción de los empleados.

Algunos de los otros beneficios que el Design Thinking puede aportar a las organizaciones son:

•    Ayuda a desarrollar las competencias necesarias para resolver retos estratégicos y operativos de alto impacto.

•    Promueve un mayor conocimiento de los clientes internos y externos, facilitando la generación de soluciones de alto valor.

•    Facilita el aprendizaje a través de experimentos, incrementando la posibilidad de éxito de las nuevas soluciones.

•    Es un buen método de cohesión, ya que utiliza equipos multifuncionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *