Teletrabajar con niños, toda una aventura

Teletrabajar con niños, toda una aventura

Lourdes Arroyo
Global HR Project Manager

Teletrabajar con niños en casa parece misión imposible. Hoy, primer día en el que teletrabajo y cierre escolar se alían para muchos de nosotros y nosotras por el Covid-19, es la prueba de fuego para aprender a gestionar la situación y no morir en el intento.

Desde primera hora de la mañana los grupos de WhatsApp del cole de nuestros retoños arden en mensajes. El profesorado, que también está teletrabajando, envía las tareas y actividades que los niños deben hacer para “no perder la rutina” y el número de mensajes es exponencial en función de los hijos e hijas que tengas en edad escolar. Por otro lado, tú, teléfono y ordenador en mano, intentas también mantener la calma y “no perder tu rutina” para sacar tu trabajo adelante.

Curiosamente, cuando los peques, que te han visto mil veces con el PC en casa, hoy, precisamente hoy, les llama especialmente la atención. Y ni os cuento lo divertidas que les parecen las reuniones por video conferencia.

¿Qué me ha funcionado a mí en este primer día para teletrabajar con niños?

  • Madrugar y adelantar trabajo antes de que los peques despierten.
  • Tener un sitio para trabajar, un espacio propio y organizado, pero cerca del caos y el desorden que los niños van generando, para controlar en todo momento qué están haciendo. Los despistes suelen salir muy caros.
  • Haz tiempos de descanso y aprovecha para jugar un poco con ellos, si les vas dedicando ratitos de atención cada cierto tiempo suelen compadecerte después y dejarte trabajar otro ratito.
  • Ya que estoy en casa…nada de poner lavadoras, hacer una comida más “casera” de lo habitual…Si estando en la oficina no lo haces, tampoco lo debes hacer teletrabajando.
  • No sé vuestros retoños, pero los míos están todo el rato preguntando por comida, así que les he dejado a su alcance toda una variedad de productos; dulces, salados, fruta… A modo “self service” van desfilando hacia la cocina tan contentos.
  • Bajar nuestro nivel de exigencia. La situación es la que es y estamos asimilando demasiados cambios, no seamos excesivamente exigentes con nuestro rendimiento en estos primeros días. Poco a poco iremos cogiendo el pulso a esta nueva situación.
  • Y por último, y no menos importante, porque sin esto todo lo anterior no funciona, mantén la CALMA, los niños se ponen nerviosos si te ven al borde de un ataque de nervios constante. Y CUÍDATE para poder seguir cuidando.

¿Qué os está funcionando a vosotros y vosotras para llevar mejor esta situación?

Toda sugerencia será bienvenida 😉

¡Ánimo a todos y todas!

Leave A Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *