8 pasos para mejorar tu CV

8 pasos para mejorar tu CV

El propósito fundamental de mejorar tu CV es conseguir una entrevista de trabajo, por eso es importante que tengas en cuenta algunas cosas para sacarle el máximo partido.

El mercado laboral es cada vez más competitivo, y aunque parezca obvio, debemos tratar de aprovechar todas las herramientas disponibles para tratar de lograr nuestros objetivos. En este sentido, hay elementos esenciales que juegan un papel fundamental a la hora de conseguir una entrevista de trabajo, uno de ellos: el CV.

El tiempo del que disponemos para impresionar a un reclutador/a es limitado, de ahí que debamos poner mucho interés en que nuestro CV nos represente de la mejor forma posible y nos ayude a convencer a la persona que lo está viendo de que somos el candidato/a idóneo para el puesto.

Nuestro CV es un ejercicio de sintetización que permite mostrar en muy poco espacio mucha información sobre nosotros como profesionales. Esta necesidad de contar mucho en poco espacio, a veces puede llevarnos a cometer errores y, en consecuencia, dar una imagen que no se corresponde con la realidad.

Pero entonces, ¿cómo podemos elaborar un buen CV? ¿qué debemos incluir en él y qué no? ¿cuál es la mejor forma de presentar la información? En este post hemos recopilado algunos pasos que te serán útiles a la hora de mejorar tu CV y que te ayudarán a estar más cerca de esa nueva oportunidad profesional.

¿Cómo mejorar tu CV?

El primer paso para empezar a mejorar el CV es encontrar algo de tiempo para dedicarle a esta acción. Trata de recopilar la información que tengas repartida por otros lugares sobre tu actividad profesional y ponla un poco en orden antes de empezar redactar el CV, ya que vas a necesitar algunos datos como nombres, fechas, etc.

A continuación te dejamos ocho pasos que te guiarán para mejorar tu CV:

  1. No te excedas en el espacio. Un CV es un documento breve, trata de sintetizar la información y mostrarla de forma ordenada y entendible para el reclutador sin ocupar más espacio de la cuenta. Que toda la información esté en una o dos páginas como mucho sería lo ideal. En tres palabras: Claro, concreto y conciso.
  2. Adapta el CV al puesto al que quieres optar. Ni todas las empresas son iguales, ni todos los puestos de trabajo tampoco, por eso, es importante que adaptes el CV al puesto concreto al que estás optando. En este sentido, puede que quieras destacar algunas cosas sobre otras o contar algún proyecto con más detalle por su relación con la posición a la que te presentas.
  3. Sinceridad. Puede que este punto sea obvio, pero es importante que tu CV se un fiel reflejo de tu trayectoria profesional, se sincero y no tengas miedo de mostrar también tus puntos fuertes.
  4. Orden cronológico. La forma en la que aparecen los elementos ayuda al reclutador a saber en qué orden se han producido las distintas etapas de tu vida profesional. Lo más extendido es ordenar la información desde lo más reciente a lo más antiguo.
  5. Trata de hacer tu CV atractivo visualmente. Utiliza bullets y espacios en blanco para facilitar la lectura. No hace falta ser un gran diseñador/a para dar un poco de estilo a nuestro documento, con la intención de captar la atención sin excedernos en adornos innecesarios. Evita colores estridentes, tipografías extravagantes, etc. Descargar una plantilla de internet y adaptarla a nosotros también puede ser una buena opción.
  6. Revisa bien tus datos de contacto y la ortografía. Sí o sí en el CV debes incluir tu nombre, apellidos, número de teléfono, correo electrónico, página web (si la tienes) y redes sociales, en concreto el enlace a Linkedin. Es muy importante que estos datos sean correctos, que la ortografía esté bien cuidada, y que si incluyes enlaces funcionen adecuadamente, por eso trata de revisar el CV varias veces antes de enviarlo al reclutador.
  7. Incluye una buena foto tuya. Muchas veces que surgen dudas sobre si poner o no nuestra foto en el CV. Lo más extendido es incluirla, ya que nuestra imagen es también parte de nuestra carta de presentación. Lo importante en este punto es que uses una foto actualizada, bien encuadrada y con buena iluminación. Trata de reflejar parte de tu personalidad en la imagen y que se adapte a lo que buscan para el puesto al que estás optando.
  8. Hablar de tus objetivos profesionales. Sobre esto no existe una única opinión, por eso depende un poco de ti el incluir o no este apartado. Si decides ponerlo puede que el reclutador estime que tus expectativas sean altas para el puesto o al contrario, por ello es importante que pienses bien sobre al puesto al que estás optando y qué sería lo más adecuado en ese caso.

¿Qué no debe contener mi CV?

Si quieres profundizar en aquellas cosas que deberías evitar que formen parte de tu CV te recomendamos que eches un vistazo al post que publicamos sobre qué no debe contener tu currículum.

Hay palabras que parecen estar entre las que menos gusta encontrar en un CV, entre ellas, “dinámico”, “creativo” o “motivado”. En lugar de recurrir a estos términos, es mejor plasmar proyectos o iniciativas en las que hayas participado y que dejen claras tus capacidades para llevarlas a cabo.

Entre otras expresiones y recursos que deberías intentar evitar están también:

  • Trabajador/a en equipo
  • Innovador/a
  • Hablar directamente de tus objetivos profesionales en un apartado como tal.
  • No es necesario incluir referencias.
  • Si tus hobbies no están relacionados con el puesto mejor no incluirlos.
  • Hablar en tercera persona sobre ti mismo/a.

Es muy importante tener en cuenta tanto lo que nos ayuda a mejorar el CV como lo que debemos evitar, ya que nuestro currículum es la herramienta que nos va a permitir acceder a una entrevista de trabajo.

¿Estás listo/a para buscar una nueva oportunidad? 

Ahora que tienes tu CV a punto puedes empezar a buscar esa nueva oportunidad profesional. En HRCS nos encantaría ayudarte en ese proceso, así que te animamos a formar parte de nuestra base de talento