¿Cómo gestionan el talento los grandes bufetes?

¿Cómo gestionan el talento los grandes bufetes?

Hablamos con Martínez Echevarría, Cuatrecasas, KPMG y el Colegio de Abogados de Málaga sobre la gestión del talento en el sector legal

El sector legal se ha convertido en un sector clave y en continuo crecimiento, que cada vez demanda más profesionales. En este sentido, desde HRCS, como consultora de recursos humanos, hemos querido hablar con algunos de los despachos de abogados más importantes a nivel nacional, para conocer más acerca de la gestión del talento en sus organizaciones.

¿Qué buscan los despachos actuales en un abogado/a?, ¿qué competencias son imprescindibles?, ¿cuál es la clave para atraer talento?, son algunas de las preguntas que hemos planteado a Martínez Echevarría, Cuatrecasas, KPMG y al Colegio de Abogados de Málaga, que nos han aportado su visión en la transformación de la gestión del talento dentro del ámbito legal.

Abogados

De iqz. a dcha. Vicente Morató, Socio Director de Martínez-Echevarría Abogados; Juan José Ruiz, Socio del área Mercantil de Cuatrecasas; Fernando Marcos, Socio responsable de la oficina de KPMG Abogados Málaga; y Francisco Javier Lara, Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga.

Perfiles especializados y con capacidad de adaptación

Fernando Marcos, Socio responsable de la oficina de KPMG Abogados Málaga, afirma que los despachos actuales buscan perfiles diversos con un nivel técnico elevado, facilidad para las relaciones sociales y una gran capacidad de adaptación a un entorno cambiante cada vez con mayor rapidez.

En esta misma línea, Vicente Morató, Socio Director de Martínez-Echevarría Abogados, explica que se observa un giro en la búsqueda de perfiles, de abogados con conocimientos jurídicos más amplios a perfiles especializados.

Francisco Javier Lara, Decano del Ilustre Colegio de Abogados de Málaga, puntualiza que “cada año salen acceden a la profesión muchísimos jóvenes muy bien preparados, pero lo cierto es que la competencia es dura”. Los despachos también valoran, la capacidad de aprendizaje, el trabajo en equipo o el pleno dominio de la tecnología.

En el caso de Cuatrecasas, Juan José Ruiz, Socio del área Mercantil, afirma que su despacho incorpora principalmente a estudiantes de últimos cursos de grado y dobles grados y de los diferentes programas de Máster, así como graduados. Puntualmente a perfiles con mayor experiencia, para situaciones específicas, aunque priorizan cubrir esas necesidades con talento interno.

Buena comunicación, autonomía y conocimientos sólidos

Si ponemos el foco las competencias profesionales que un despacho busca en un abogado, estos cuatro expertos coinciden en que son necesarios unos conocimientos técnicos sólidos, pero también destacan otras, como la capacidad de comunicar adecuadamente, tanto de cara al cliente como a los compañeros, la evolución hacia una autonomía en el trabajo o la adaptación al cambio.

Francisco Javier Lara hace hincapié en que “sin un buen conocimiento técnico y científico del Derecho es imposible prosperar, por mucho que la tecnología facilite y agilice mucho el proceso. Además, hay otras competencias importantes relacionadas con la comunicación y la capacidad de expresarse tanto ante los tribunales como con los compañeros o con los clientes; la resolución de problemas, el análisis en profundidad de los asuntos o la investigación”.

“Es muy importante aunar actitud y aptitud, optimismo con realismo y conocimiento de la materia y del entorno”, puntualiza Fernando Marcos.

Con respecto a la autonomía y solvencia del abogado, Vicente Morató, señala que es importante de cara al trato con el cliente y a la capacidad de trasladar adecuadamente los valores de la firma.

“Deben ser profesionales con compromiso, iniciativa, ambición de logro y perfil internacional, orientados a la excelencia y con gran vocación por el ejercicio de la abogacía”, apunta Juan José Ruiz.

El reto de incorporar a los millenials: ¿Qué buscan en un bufete?

Parece que hay un cierto cambio que ya ha empezado a percibirse en los despachos a la hora de incorporar al talento más joven. En este sentido, a diferencia del abogado tradicional, las nuevas generaciones priorizan formar parte de un proyecto que les motive, así como el buen ambiente de trabajo, la posibilidad de crecimiento interno o la conciliación con la vida personal, entre otras.

“Creo que lo principal es que el despacho sepa trasladar bien la finalidad del proyecto. Hace años, los profesionales querían conocer el puesto, su salario, sus funciones, responsabilidades, etc. Y ahora lo que se pide es conocer bien el sentido del proyecto. Esto se nota mucho”, señala Vicente Morató.

Juan José Ruiz, explica que “las inquietudes y objetivos de las generaciones Millenial y Z son un auténtico revulsivo para todos nosotros. Además de oportunidades reales de carrera y desarrollo, debemos ofrecer un entorno que les suponga un reto profesional en el que sentirse personalmente implicados, con un modelo colaborativo cada vez más flexible e innovador”.

Francisco Javier Lara, apunta que “hoy día buscan y valoran otros incentivos, que están relacionados con la calidad en el empleo, la flexibilidad horaria, la disposición de tiempo libre para sus aficiones y, en definitiva, para conciliar la vida laboral, personal y familiar”.

“La clave es tener un proyecto con futuro en el que quepan los perfiles diversos y vean que pueden crecer desde junior hasta las categorías más altas. Es muy importante crear y conservar un buen ambiente de trabajo en el que los profesionales se sientan cómodos”, añade Fernando Marcos.

Las tendencias que marcarán el futuro de los profesionales de los despachos

Sobre las tendencias del sector de la abogacía que van a marcar el futuro próximo de los profesionales que trabajan en los despachos jugará un papel fundamental la tecnología, así como la flexibilidad y la capacidad de innovar.

Fernando Marcos asegura que “va a ser fundamental la progresiva introducción de la tecnología. Incluso un servicio tan tradicional como el asesoramiento jurídico requiere de grandes dosis de tecnología para ganar eficiencia y que el talento personal del abogado se pueda centrar en aquellos aspectos a los que la tecnología no puede llegar”.

Vicente Morató, apuesta por un futuro flexible. “El sector de la abogacía para hacerse eficiente tiene que tender a una variabilidad de las remuneraciones, para que pasen a estar muy asociadas a la producción real de cada abogado. Y la abogacía tiene que tender también hacia una flexibilización de horarios total, que esté orientada a la verdadera necesidad del cliente”.

“Sin lugar a duda, la tecnología y la inteligencia artificial van a impactar tanto la forma de ejercer la abogacía como los sectores que marcarán el futuro: ciberseguridad, blockchain, ventas online, smart contracts, etc.”, afirma Juan José Ruiz.

Por su parte, Francisco Javier Lara, asegura que “todas las tendencias están relacionadas con la tecnología, y esta circunstancia hace que no resulte sencillo predecir el futuro. La inteligencia artificial es ya una realidad en muchos despachos, pero sus posibilidades están aún por desarrollarse. La capacidad de innovar, de adelantarse o, al menos, de no quedarse atrás, determinará la supervivencia de los despachos en los próximos años”.

Conoce LEX Talent by HRCS nuestro nuevo servicio de búsqueda y selección de profesionales de la abogacía, así como de consultoría de talento especializados en el ámbito jurídico.